"Las calles de Viena están pavimentadas con cultura; las de otras ciudades con asfalto…", Karl Krauss.

Viena, vibrante y pasajera. 
 
Cuna de artistas, filósofos y músicos de renombre. Con aspecto de un escenario de la época imperial, con los edificios suntuosos del siglo XIX pegados unos a otros. Escenario que genera una emoción especial en la época prenavideña. Una ciudad llena de tradición y con actividades para todos los gustos. 
Para mí, una de las mejores cosas que te ofrece Viena (y más si la visitas durante su frío Invierno, como en mi caso), son sus cafés.  
Durante siglos los cafés han sido parte esencial de la vida vienesa, y un café es algo más que un simple lugar al que se va a beber. Es un centro de reunión, un sitio donde tomar un aperitivo o un almuerzo ligero, y un refugio donde darse un suspiro de la vida de la ciudad. 
Existe una etiqueta sencilla pero vigente que se aplica en los cafés. El camarero que atiende la mesa, casi siempre, va vestido de etiqueta por muy poco elegante que sea su establecimiento. Generalmente, el servicio se acompaña con un vaso de agua, y una vez que se ha pedido la consumición, se puede ocupar la mesa tanto tiempo como se quiera. 
Una taza de café no suele resultar barata, pero da derecho a quedarse una o dos horas y a leer la prensa, que ponen a tu disposición. 
 
Los más famosos y recomendables son:
  • Café Central (Palais Ferstel, Herrengasse, 14): en otro tiempo estaba lleno de escritores y librepensadores. Es el café más espléndido de Viena, y la reciente restauración le ha devuelto toda su grandeza.

  • Café Sacher Wien (Philharmonikerstrasse,4): aquí puedes saborear la famosa “Sachertorte“, la cual consiste en dos planchas gruesas de bizcocho de chocolate separadas por una fina capa de mermelada de albaricoque y recubiertas con un glaseado de chocolate negro por encima y los lados. Una autentica delicia. 

 

  • Café Museum (Friedrichstrasse,6): abrió sus puertas en 1899, y aunque ya no es un lugar  tan singular como cuando conservaba el interior decorado por Adolf Loos, se siguen reuniendo artistas y estudiantes en él. El plato de la foto era una especie de pudin de manzana caliente con bizcocho, creo que se llamaba “mehlspeisen“, pero no estoy segura. Estaba riquísimo.

  • Café Landtmann (Dr-Karl-Lueger-Ring,4): cubierto de espejos y madera, lo abrió en 1873 Franz Landtmann, fabricamte de café. Era indudablemente el establecimiento favorito de Simund Freud. Tienen un apfelstrudel delicioso. 
  • Café Frauenhuber (Himmelpfortgasse,6): es el café más antiguo de Viena, donde actuó Mozart en una ocasión, se halla junto a Kärntner Strasse. 
 
 
Pero no todo en Viena iba a ser dulce, así que comenzamos. Para desplazarte  del Aeropuerto Schwechat al centro de  la ciudad, nosotras cogimos el City Airport Train (CAT). Este une el aeropuerto con el centro de la ciudad sin hacer transbordos en unos 16 minutos, y pasa cada 30 minutos. Sus tarifas son:
-Ida: 12 euros
-Ida-vuelta: 19 euros
En torno al alojamiento, nosotras nos alojamos en la zona de la Ópera, en el Hotel Le Meridien, situado en el bulevar Ringstrasse. Pero, aunque Viena no es una ciudad demasiado barata, si buscáis el alojamiento con antelación podéis encontrar buenas ofertas. Si preferís ir a albergues, a través de la página http://www.albergues.net/, podréis encontrar en las zonas a las que viajéis. 


Aproximación a Viena: 

El centro se pude dividir en seis áreas, y casi todos los lugares de interés quedan en el centro o muy cerca, y se puede llegar muy fácilmente a ellos a pie o en transporte público. 
 

Distrito STEPHANSDOM (Zona color rojo)

Las calles tortuosas y las amplias plazas de esta zona configuran el casco antiguo de Viena. Tras la II Guerra Mundial se hicieron excavaciones que dejaron al descubierto los restos de una guarnición romana de hace 2000 años. En este área se muestran todas las épocas  sucesivas, desde los arcos románicos de la Ruprechtskirche, a la espectacular Haas Haus de acero, y cristal en Stephansplatz. 
 
Se puede llegar a través de las líneas de metro de Stephansplatz (U1, U3), Subentor (U3) y Schwedenplatz (U1, U4). Los tranvías 1 y 2 recorren Franz Josefs-Kai y la Ringstrasse. 
 
¿Qué visitar?
 
Stephansdom (Stephansplatz,3): la catedral de San Esteban constituye el alma de la ciudad, y en ella se encuentran las urnas de los restos mortales de muchos miembros de la familia Habsburgo, en el altar mayor bajo la cúpula. 
Aunque todo lo que queda del templo románico del siglo XIII se reduce a la puerta de los Gigantes y las torres de los Paganos; la nave central, el coro y las capillas laterales, de estilo gótico, proceden de la reconstrucción de los siglos XIV y XV. 
Horarios: 6:00 a 22:00h todos los días.


Deutschordenskirche (Singestrasse, 7): esta iglesia pertenece a los Caballeros Teutones, orden de caballería fundada en el siglo XII. El retablo flamenco, de 1520 muestra pinturas y bajorrelieves que representan escenas de la Pasión enmarcadas con delicadas tracerías.  El Tesoro de la orden se halla junto al patio de la iglesia. 
Horarios: 7:00 a 18:00h todos los días

Blutgasse (Stephanplatz): según la leyenda, esta calle toma su nombre (callejón de la Sangre) de la matanza de los Caballeros Templarios (orden religiosa y militar) en 1312, en una escaramuza tan violenta que la sangre corrió a raudales por las calles. 

Figarohaus (Domgasse, 5): entre 1784 y 1878 Mozart ocupó con su familia un piso de la primera planta. Aunque tuvo otras 11 residencias en Viena, al parecer escribió aquí muchas  de sus grandes obras, entre ellas “Las bodas de Fígaro“, ópera de la que toma nombre el edificio. 
Como Mozart murió en la pobreza,  dejando pocos efectos personales, el museo es sobrio, algunos grabados adornas las paredes, y se exponen fotocopias de las partituras. 
Horarios: 9:00 a 18:00h de martes a domingo. 

Dominikaner-kirche (Postgasse,4) : la orden monacal de los dominicos, que llego a Viena en 1226, levantó aquí su iglesia en 1237. El interior resulta muy impresionante, pues apenas hay superficie sin decorar. 

Jesuitenkirche (Dr-Ignaz-Seipel-Platz, 1) : el arquitecto italiano Andrea Pozzo la rediseñó entre 1703 y 1705.  Hacia 1620 los jesuitas decidieron trasladarse hasta este lugar para estar más cerca de la antigua universidad que tenían bajo su control. En los frescos de la cúpula Pozzo utilizó efectos de trampantojo.
Horarios: 7.00 a 18.30h todos los días. 

Academia de Ciencias (Dr-Ignaz-Seipel-Platz, 2): impresionante fachada barroca. En 1808 se interpretó aquí “La creación” de Haydn en presencia del propio compositor, cumplía 76 años y fue su última aparición en público. 

Horarios: 8.00 a 17.00h de lunes a viernes.

Schölaterngasse: esta atractiva y tortuosa callejuela toma su nombre (calle de la Bonita Farola) de la preciosa farola de hierro forjado suspendida de la fachada nº6. Es copia de la original de 1610, que se expone en el museo Histórico de la ciudad de Viena. 
El compositor Robert Schumann vivió entre 1838 y 1839 en el nº7a. 

Kranziskanerkirche (Franziskanerplatz, 4): los Franciscanos llegaron relativamente tarde a Viena, y uno de sus primeros objetivos fue la construcción de un templo en el emplazamiento de un antiguo convento medieval. La iglesia data de 1603 y preside la plaza en la que se encuentra situada. 
Para ver el órgano, el más antiguo de Viena (1642), obra de Johann Wöckerl, suele ser necesario pedir permiso, pero merece la pena verlo. 
Horarios: 6.30 a 12.00h, 14.00 a 17.30h de lunes a sábado. Los domingos de 7.00 a 17.30h. 

Palacio de Invierno del príncipe Eugenio de Saboya (Himmelpfortgasse, 4-8): el Palacio de Invierno, que hoy en día alberga el Ministerio de Economía, fue encargado en 1694 por el príncipe Eugenio de Saboya héroe del asedio turco de 1683. Se trata de un edificio imponente, considerado por los expertos de lo mejor del barroco de Viena. 
El acceso es restringido, pero se puede visitar la escalinata barroca y ver la preciosa fuente rococó que adorna el patio. 
Horarios vestíbulo: 8.00 a 16.00h de lunes a viernes. 

Annakirche (Annagasse, 3b): la primera capilla sita en Annagasse data de 1320; la actual fue levantada entre 1629 y 1634, y renovada por los jesuitas posteriormente en el siglo XVIII.  En Viena está muy enraizado el culto a santa Ana y  no es raro ver esta apacible capilla llena de fieles orando. 
Horarios: 6.00 a 19.00h todos los días.

Ruprechtskirche (Ruprechtsplatz): San Ruperto fue el patrón de los mercaderes de sal vieneses, y el templo dedicado a él da al embarcadero que utilizaban en el canal del Danubio. Una estatua del santo, con una vasija de sal custodia la base de la torre románica. 

Barrio Judío: el barrio judío de Viena, conocido como “Triángulo de las Bermudas”, en la actualidad es más famoso por los bares y discotecas que por la comunidad judía. Judengasse, es una calle muy animada. 
La Stadttempel, la sinagoga más antigua de Viena, fue realizada hacia 1820 por Kornhäusel.

Maria a Gestade (Salvatorgasse,12): uno de los monumentos más antiguos de la ciudad es esta esbelta iglesia gótica, con sus inmensas vidrieras del coro de 51 metros de altura. 

Judenplatz (Judenplatz): en la época medieval el gueto judío estaba situado en esta plaza. En el centro de la plaza se levanta hoy en día una estatua de Ephraim Lessing, dramaturgo y crítico literario alemán, obra de Siegfried Charoux. Los nazis destruyeron la anterior en 1939, pues consideraron ofensivo este reconocimiento a la obra de un intelectual que tanto luchó por los derechos de los judíos. 

 
Peterskirche (Peterplatz, 6): la iglesia original data del siglo XII, pero el edificio de planta oval que se levanta en la actualidad surgió a finales del siglo XVIII. Inspirada en San Pedro de Roma se debe al esfuerzo de diversos arquitectos, entre los que destaca Gabriele Montani.
El interior es lujoso, con un púlpito exuberante (1716) que llama la atención a los visitantes, obra del escultor Matthias Steindl. 
Horarios: 7.00 a 18.00h todos los días. 
 

Distrito DEL HOFBURG (zona color azul-verdoso)

Aunque comenzó siendo un sencillo alcázar urbano, con el paso del tiempo se transformo en un enorme palacio. El conjunto siguió creciendo hasta pocos años antes de la caída de los Habsburgo en 1918. 
La presencia de la Corte ejerció una honda influencia en el entorno. Los antiguos jardines del palacio hoy día forman parte del Volksgarten y Burggarten, y algunos de los edificios son sede de espléndidos museos. Herrengasse y Bankgasse, entre otras calles, se hallan repletas de palacios levantados por la nobleza ávida de encontrarse lo más cerca posible del núcleo del poder imperial. 
 
Se puede llegar a ella a través de la estación de metro de Herregasse, línea 3. Los tranvías 1 y 2 recorren Burgring y Dr-Karl-Renner-Ring. Los autobuses 2A y 3A circulan por Herrengasse. 
 
¿Qué visitar?
 
-Michaelerplatz: la grandiosa entrada del Hofburg, da a la Michaelplatz. Frente a ella se alzan Michaelekirche (parroquia de la Corte del siglo XIII), y Loos Haus (entre 1910 y 1912, Adolf Loos construyó este edificio frente a Michaelertor). 
 
Josefsplatz (Augustinerstrasse): en su centro se levanta una estatua ecuestre (1807) de José II, realizada por Franz Anton Zauner. 
Frente al Holfburg se levantan dos palacios, el nº5 se encuentra el palacio Pallavicini, mezcla de barroco y neoclásico; y en el nº 6 el palacio Pallfy.
 
Pestsäule (Graben): durante 1679 el emperador Leopoldo I prometió conmemorar la salvación de la ciudad, si ésta se producía. Al conseguirse, se construyó esta columna barroca. 
 

-El Hofburg: en este enorme conjunto se encuentran los antiguos aposentos imperiales, varios museos, una capilla, una iglesia, la Biblioteca Nacional Austriaca, la Escuela de Invierno de Equitación y del despacho del Presidente de Austria. 
Aquí se ha radicado el poder austriaco desde hace más de seis siglos y los sucesivos dirigentes siempre han ansiado dejar su huella. 

  • Prunksaal: como biblioteca para la Corte, la sala principal o Prunksaal, de la Biblioteca Nacional fue realizada por J.B.Fischer von Erlach en 1719. Tras su muerte en 1723, su hijo terminó el edificio. Horarios: 10.00 a 14.00h todos los días. 

  • Príncipe Eugenio de Saboya: Anton Dominik Fernkorn realizó este monumento al príncipe Eugenio de Saboya en 1865. 
  • Michaelertrakt: la sinuosa fachada se halla coronada por una cúpula imponente (1893). 
  • Schweizetor: este acceso renacentista conduce a la zona más antigua del Hofburg, y se concibió como una fortaleza con cuatro torres. 
  • Escuela de Invierno de Equitación: los orígenes de la Escuela Española de Equitación no son claros, aunque se cree que fue fundada en 1572 para cultivar la equitación de alta escuela. Los Habsburgo crearon la Spanische Reitschule para la cría y doma de caballos españoles.Hoy en día se celebra un espectáculo de 80 minutos en el edificio denominado como tal. 
  • Aposentos imperiales y el Tesoro: las estancias del Reichkanzleitrakt (1723-1730), y Amalienburg (1575) están compuestas por los aposentos que ocupó Francisco José, la emperatriz Isabel, y el zar Alejandro I durante el Congreso de Viena de 1815. Dentro de él se recomienda ver la Corona del Siglo X, el Comedor imperial, y el retrato de la emperatriz Isabel por Franz Xaver Winterhalter. Horarios: 9.00 a 17.00h todos los días. 
  • Albertina (Augustinerstrasse, 1): oculta en un extremo del Hofburg está ella, que alberga una de las mejores colecciones del mundo de grabados, dibujos y acuarelas. El palacio pertenecio a María Cristina y a su marido el duque Sachsen-Teschen, de quien recibe el nombre la galería. 



Distrito SCHOTTENBRING Y ALSERGRUND (zona de color morado)

A los alrededores del barrio de Freyung, y en el corazón de él, se encuentra el antiguo conjunto medieval de la Schottenkirche con sus claustros y colegio. Al otro lado de la plaza Freyung se pueden ver algunos palacios barrocos como el Hildebrandt Kinsky y el Ferstel. 
 
El pasaje Freyung, une la plaza con su mismo nombre con Herrengasse, llena de mansiones barrocas entre las que surge el primer rascacielos de la ciudad. Ambas calles se comunican por medio de una lujosa galería comercial. 
 
Se puede llegar a través de las líneas de metro Schottenor (línea U2) y Rosseauer Lände (línea U4). Los tranvías 37,38,40,41 y 42 pasan por Währinger Strasse. 
 


Distrito DE LOS MUSEOS Y DEL AYUNTAMIENTO (zona de color amarillo)

El emperador Francisco José encargó, a mediados del siglo XIX, la construcción de los edificios institucionales más importantes del imperio de los Habsburgo y, por ende, de la ciudad. 
Se puede llegar a través del metro Rathaus, Lechenfelder Strasse (línea U2), y Volkstheater (líneas U2 y U3). Los tranvías 5 y 31/5 van de Josefstädter Strasse a Lange Gasse. 
 
¿Qué visitar?


Maria Treu Kirche (Jodok-Fink-Platz): notable iglesia fundada en 1698 por la orden de las Escuelas Pías. Lo más bonito son sus frescos de la bóveda que cubren el altar mayor. 
Horarios: durante la misa y previa cita. 

Barrio de los museos (Museumsplatz): cuenta con distintas instalaciones, entre ellas museos de arte clásico, espacios para cine, teatro, arquitectura, danza, nuevos medios de comunicación y un centro de creatividad para niños, así como una variedad de tiendas, cafés y restaurantes. 

Parlamento (Dr-Karl-Renner- Ring, 3): de estilo neoclásico. 

 
Neues Rathaus (Friedrich-Schmidt-Platz): en el ayuntamiento nuevo tienen su sede las autoridades de la ciudad y la Asamblea Provincial. Se construyó entre 1872 y 1833, en estilo neogótico. 
 
El Burgtheater (Dr Karl-Lueger-Ring): el teatro original, construido durante el reinado de María Teresa, fue sustituido por el actual edificio de estilo renacentista italiano. Se recomienda visitar sus grandes escalinatas de las alas norte y sur, y el Der Thespikarren de Gustav Klimt. 
 

Distrito de la ÓPERA Y NASCHMARKT (zona de color azul)

Se trata de una zona de grandes contrastes, puesto que se pasa de la grandiosidad de la Ópera y la opulencia de las tiendas del Opernring, a la audaz modernidaz de Mariahilfer Strasse
 
Se puede llegar a través del metro de Zieglergasse (línea U3), Neubaugasse (línea U3) y Babenbergerstrasse (línea U2). 
 
¿Qué visitar?
 
-Edificio de la Secession ( Friedrichstrasse,12): original edificio en estilo Jugendstil para exponer las obras de los artistas del movimiento de la Secession.
El lema de los fundadores, grabado en oro en la fachada, proclama en su traducción “A cada época su arte, y a cada arte su libertad”. 
 
Nachmarkt : es el mercado más animado de Viena. La zona occidental es la más informal (y a mi personalmente la que más me gusto), con puestos de flores, vendedores de vino y diversos tenderetes en los que se ofrece carne, pan y otros artículos de alimentación. De aquí se pasa al rastro, con innumerables puestos. 
Horarios: 6.00 a 18.30h de lunes a viernes, y de 6.00 a 14.00 los sábados. 
 
-Apartamentos Wagner (Linke Wienzeile, 38 y 40):  realizados por Otto Wagner en 1899, representan la cumbre del Jugendstil. 
 
-Ópera (Opernring,2 ): fue el primer edificio que se termino en la Ringstrasse. Se inauguró el 25 de Mayo de 1869 con Don Giovanni, de Mozart. Merece mucho la pena verla por dentro, sobretodo, su gran escalinata, el vestíbulo Schwind y el Salón de té. 
Horarios: se debe pedir cita, suele ser entre las 13.00h y las 15.00h pero no estoy segura. 
 

Distrito del BELVEDERE (zona de color verde)

Desde Karlsplatz, con sus jardines y estatuas, se disfruta de una vista magnífica de la barroca Karlskirche, obra de Johann Bernhard Fischer von Erlach. Al este de este gran templo se pueden visitar dos palacios Belvedere, convertidos en museos, y el palacio Schwarzenberg, actualmente un hotel. 
Cerca de aquí se halla el Musikverein, sede de la Orquesta Filarmónica de Viena. 
 
Se puede llegar a través de las líneas de metro U1, U2 y U4 de Karlsplatz; y la línea U1 de Taubstummengasse. El tranvía 71 recorre Rennweg. 
 
¿Qué visitar?
 
-Karlskirche (Karlsplatz): durante la epidemia de la peste de 1713, el emperador Carlos VI prometió que, tan pronto como la ciudad se viera libre de esta calamidad, levantaría un templo dedicado a San Carlos Borromeo (1538-1584), antiguo arzobispo de Milán y patrono de la lucha contra la peste. Tanto sus dos columnas de la entrada, como los frescos de la cúpula del altar mayor, son merecedores de ser vistos. 
Horarios: 7.30 a 19.00h de lunes a viernes, de 8.30 a 19.00h los sábados, y de 9.00 a 19.00h los domingos. 

-Palacio Belvedere y Jardines: fue construida como residencia de verano del príncipe Eugenio de Saboya. Situado en una colina, el Belvedere consta de dos palacios unidos por un jardín francés, diseñado por Dominique Girard. El jardín tiene tres niveles, cada uno de los cuales representa diversas categorías clásicas: la parte inferior muestra el dominio de los cuatro elementos, la central el Parnaso, y la superior el Olimpo.
Horarios: desde las 6.30h hasta el atardecer.

LAS AFUERAS

Sin duda alguna, el centro de Viena da para mucho que ver y visitar, pero si tenéis la posibilidad de explorar un poco más allá de este, os recomiendo que visitéis el Palacio Schönbrunn y sus jardines. Es digno de ser visto. Esta era la antigua residencia de verano de la familia imperial, cuyo nombre viene de un bello manantial que se encontró en este lugar. Imponente, te transporta a otra época, y sus jardines dan para unas cuantas horas de paseo.
Nosotras fuimos en metro con la línea U4, Schöbrunn, es muy fácil llegar. Pero también podéis optar por coger tranvía, las líneas 10 y 58, o el autobús línea 10A, todas con el nombre del palacio.
Horarios (no se si los habrán modificado hoy en día):
Desde el 1 de abril hasta el 30 de junio: de 8:30 a 17:30 horas. 
Desde el 1 de julio hasta el 31 de agosto: de 8:30 a 18:30 horas. 
Desde el 1 de septiembre hasta el 31 de octubre: de 8:30 a 17:30 horas. 
Desde el 1 de noviembre hasta el 31 de marzo: de 8:30 a 17:00 horas.

 

Otros de los sitios que os recomiendo es el Prater, el cual se encuentra entre el Danubio y su canal, y formaban un coto imperial de caza que abrió al público José II en 1766.
Dentro de él hay una noria, la noria Ferris, la cual se mueve muy despacio, por lo que ofrece unas vistas espectaculares del parque y de la zona de atracciones.
Esta noria se encuentra inmortalizada en “El tercer hombre“, la novela de Graham Green llevada al cine.

Cómo curiosidades, os diré que Viena también ofrece al visitante su propio “Paseo de la Fama”, pero en este caso de la música clásica. Se encuentra en una calle peatonal en dirección a la Ópera,  y se conoce como la Musikmeile Wien. La calle en la que se encuentra se llama Kärntnerstrabe. 

 

Ah! Y no os olvidéis de probar  el Schnitzel (escalope de ternera) y la Frankfurter mit Senf!!

Con cariño, C. 


 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s